21.1.13

Música que nos desea

El universo musical, al no significar ningún sentido en particular, está, en primer lugar, en la antípodas de cualquier sistema coherente. El filósofo que reflexiona sobre el mundo aspira al menos a la coherencia al tratar de resolver las contradicciones, reducir los irreductibles e integrar el mal de la dualidad y la pluralidad. La música desconoce estas preocupaciones, no tiene ideas que deba concordar lógicamente: la Armonía misma es menos una síntesis racional de opuestos que una simbiosis irracional de heterogéneos. Según Platón, ¿no es la armonía la que permite un perfecto acuerdo entre las virtudes contradictorias entre sí? La coincidencia viva de los opuestos es el régimen cotidiano, aunque incomprensible, de una vida repleta de música.

de "El 'esspresivo' inexpresivo". Vladimir Jankélévitch

No hay comentarios.: