27.7.12

Puede ser... (Peter Sellars sobre Messiaen)

Amo la ópera de Messiaen porque no tiene fines documentales, sino que mira el significado de la vida de San Francisco. Qué significa la vida de San Francisco,  qué significa para nosotros.  Eso es más interesante que saber cuántas noches transcurrió en las cárceles. No es tan importante saber qué árboles vio o qué pájaros escuchó cantar. No es eso lo que importa. No habrá escuchado nunca los pájaros de Nueva Caledonia y el petirrojo de San Francisco no habrá cantado como la orquesta de Messiaen. Debemos mirar aquello de lo que estamos hablando, realmente. Esto es lo interesante. Necesitamos encontrar el significado de la vida a través de la metáfora, pasar a través de la metáfora hacia, probablemente, una nueva metáfora. Estamos tratando de tópicos religiosos y de los tópicos religiosos no se puede hablar en términos humanos, porque no son humanos, son espirituales, son divinos. El único modo de hablar de ellos es la metáfora, porque la metáfora no reduce. La metáfora te permite una aproximación directa a través de ella, y a la vez está dotada de un potencial nuevo que comporta una gran responsabilidad de parte de quien la usa. No se la puede utilizar de un modo irresponsable. Debe ser usada con un cierto conocimiento de su peso, de su gravedad, de sus cualidades  inexorables, que escapan al control. Al mismo tiempo, la metáfora demanda la necesidad de ser útil para la vida de las personas. Si la vida espiritual permanece como pura metáfora, habremos trastornado la vida de San Francisco, porque la extraordinaria innovación que él propuso no fue aplicar la vida de Cristo de manera metafórica, sino que la experiencia de Cristo fuera creída en tu propio cuerpo: no algo que sepas, sino algo que sientas, que vivas; por eso San Francisco andaba descalzo.


Peter Sellars – Letter to Peter

No hay comentarios.: