6.12.11

Des Canyons aux étoiles...





Ayer, Matías leyó una ponencia acerca de ángeles y pájaros en las novelas de Pynchon, Faulkner y Conti (¡sí, esos tres!). Se conversó acerca de los ángeles como ministros de Dios y del emblema de la RAF.

Y como se habló de ángeles y pájaros y Dios, yo me acordé de Olivier Messiaen y su música teológica (¿arcaica, inactual, contemporánea?):


Por la mezcla de sus cantos, los pájaros hacen superposiciones (...). Sus contornos melódicos (...) superan en fantasía la imaginación humana. (...) es ridículo y vano copiar servilmente la naturaleza, vamos a dar algunos ejemplos de melodías tipo “pájaro”, que serán una transcripción, transformación, interpretación de los silbidos y trinos de nuestros pequeños servidores de la inmaterial alegría.

Messiaen, O. Technique de mon langage musical, citado en: Willems, E. El ritmo musical, trad. V. Hemsy de Gainza, Buenos Aires, EUDEBA, 1964, pág. 146

3 comentarios:

Matías dijo...

Mmm, interesante... El tema del pájaro, su canto y su vuelo, podrá ser más desarrollados... Gracias!

Diego dijo...

Sólo fue un cuelgue a partir de los temas que disparó tu (inteligente y divertidísima) lectura. Los ángeles y las imágenes asociadas que surgieron... Entonces ligué con el gran Messiaen (Deleuze lo nombra varias veces, por eso de que el arte es un isomorfismo). Como me sugirió Daniel, con respecto a las ondas (sonoras y visuales) Messiaen convoca ambas cuestiones. Creo que Antelo mencionó lo de los ángeles como ministros, Messiaen habla de los pájaros como voces de la tierra hacia el cielo. Mi problema es el desarrollo... Un abrazo.

Linkillo dijo...

Les mando el fragmento antélico-angélico. Abraços!