27.2.07

2 - El hospital





Las chicas ricas juegan
con los teléfonos celulares, el sol está terrible

una piba tiene los labios partidos
por el cielo, un chico termina de dibujar
con crayones, le dice a la madre
"es un toro" y ella le cree, pero es mentira

a esta hora pasa
el colectivo de la via appia que lleva
cristianos al cirko

van a ver cavaleria rusticana, no es una obra linda
es estridente y cursi
pero a los cristianos italianos les encanta
el corpus christi

la pelirroja encontró cómo hacer sonar
una melodía de moda
en el teléfono, todas las chicas la cantan
la madre linda también
conoce la canción, es muy joven
tiene el brazo
fuerte para cargar a su hijo y un tatuaje en el brazo
izquierdo

caen en la plaza
panfletos de propaganda
política "derviches turcos quieren
tomar el poder, nuestra magna
asamblea resisitirá, no vamos a dejar que el bárbaro
construya su casa mágica..."

las chicas imitan el baile derviche
se sueltan el pelo y bailan
alrededor de las carteras de plástico rosadas

vivimos en una ciudad moderna
en tiempos de calma, los locos construyen edificios

detrás del coliseo se levanta un humo negrísimo
de neumáticos que oscurece el paso
de las aves adivinatorias

hoy inauguran un mercado
para celebrarlo, un violinista
toca una czarda macabra, la música
del violinista chino se mezcla
con la música de los teléfonos celulares
y pienso que es bastante hermoso

es una tarde de primavera para que caigan
las fortalezas invisibles
morales, que entren
por la autopista los diablejos de la orfandad
crueles y bellos como avispas
o cupidos
de caravaggio crecidos en una mala vida

unas estudiantes de enfermería
se tiran a descansar en el pasto vestidas con ambos
de colores pastel: celeste, blanco y fucsia

a la luz suave de la tarde, cerca
del lugar donde colgaron
a los príncipes, "eran más blancos que la nieve,
más rojos que el coral era su cuerpo,
su aspecto era
de zafiro" (blanco, fucsia y celeste)

la sombra de la carcel abandonada
pasa sobre el círculo de las enfermeras, las visitas
dejan saludos de amor a los gritos
en las ventanas sin siluetas

hay siluetas en la psyché
que rodea las paredes del sanatorio, donde "el alma
anda
revoloteando como un sueño"

los pescadores arman la feria, el más joven
se pone a bailar
como las chicas rosadas, es parecido
y diferente, es una mariposa de nervios

el aire lleno de polvillo hiere los ojos
de un pibe chorro que se escapa
entre los gatos rayados
tiene la destreza de un bailarín y una cartera nueva

hay una bebé con la piel como el flash de una foto
descuidada, junto a un árbol apestado
lleno de polillas enormes
que a las noches de verano
salen y parecen fantasmas

huelen a ceniza.



Ayer el hospital
se incendió, en la sala de neonatología tuvieron
que sacar las micro-cunas (microcosmos) a la calle

el agua de los bomberos
apagó el fuego, se formó el arco-iris
un rosetón precioso arriba
de la nube terminal de los aire-acondicionados

el angel-perro policía vigilaba
las mórbidas cunas y las ambulancias.

1 comentario:

nat dijo...

me encanta encanta!
un espacio alocado y múltiple sin centro, una vida segunda.
rizomatiko y romántico y canchero y hermoso.