12.2.07

1 - Luciérnagas




Estoy abajo
de la gota radioactiva, el techo
es el cielo, las estrellas
nos dan arcadas, hay alucinaciones
fantasías animadas mentales
y en el lado de afuera, lejísimas están
las naves espaciales

es extraño
flotar y no en el cielo de la astrología y los mitos
de un futuro cercano[1], las constelaciones
de la jeringa, el atentado
la perra laika, el kosmos de la tapa
del disco de flaming lips:
yoshimi batle the pink robots
una space-water color
de la astronomía nueva

¡a qué velocidad
pasan los satélites que llevan
las millones de fotos de un instante y otro!

es un cielo triste, lleno de peluches de lata
y parejas que ya no se quieren
flotan muertas en el vacío
los recuerdos de vacaciones que no
le importan a nadie más

no sé a qué
velocidad giran los satélites por el cielo
cada cuánto pasan, por ejemplo, por las jaulas de flamencos
del zoológico

¿van los animales experimentales muertos
en posición fetal?, ¿no se pudren las cosas
en el espacio?

el satélite de laika fue el primer satélite
de amor

desde la cáscara quemada del cielo
las personas se ven
como palitos y puntos (-._..__--::--._.._-_-...)

al chirrido del sol
al sol y la resaka, muda la piel tibia de los bañistas
en el mar muy frío de la pampa

yo
esucho el balido de una cabra y pienso
en chasing a bee
de mercury rev
o mi mente se pone naranja
con flautas y un coro de niños
que canta
en una playa desquiciada

yuri
gagarin fue el primer cosmonauta de rusia (la URSS)

rusia es también
otro espacio mental: la reina
de la nieve, Cajkovskij/ Tchaikovsky

¿por qué son tan frágiles esas chicas
rusas que siempre las asesinan

O mueren en ciudades feísimas, O viven
cerca de los cementerios? cuando son jovencitas
O descuidadas, porque hay una comadres rusas
mujeres muy fuertes y mandonas como diva
soprano

en los cuentos rusos, también
hay que esconderlas para que no las rapte
un rey extranjero, O la mafia rusa
las secuestre y aparezcan flaquitas en películas
porno

bailan tres O cuatro luciérnagas
marchitas sobre la tumba de mi cabeza

es una música, hay
una música del cielo abajo,
cerca del suelo

en el bosque romántico y alemán de sch
hay una nota, un LA imposible
zumbándole en el oido

me muevo
por la velocidad y la lentitud de una avispa en el cielo

una música sobre las cosas, un tiempo
flotante
una cadencia métrica
espiritual, ¿quién
puede oirla?
no es el sonido
sino la música misma
que envuelve un paisaje sonoro interior

bailan tres O cuatro luciérnagas
marchitas sobre la tumba de mi cabeza

la música digital es así
las chicas van a los recitales
de su cantante preferido

repitiendo la misma carita
una vez y otra
en las lentes de las cámaras

los cuerpos nuevos, a la moda
preciosas, fugaces

ser la novia, la bailarina
de la noche más hermosa del universo

y morirse de alegría y besada, engañada
por un chongo de labios ardientes

con los labios ardientes
a la sombra fría de las luces del flash

las ondas de radio hacen phantasma para la belle époque
de madame sklodowska-curie
en el boulevard los satélites del mundo

caen por entre las glicinas en flor
las cenizas de seres vivos y experimentales
en los ojos polacos y quemados

a esta altura veo vomitar las luciérnagas,

en un lugar de máquinas destartaladas
decoradas con miles
de fiats románticos y cursis, dejados por ahí
como orquídeas

me acuerdo (¿será mi berlín, berlín?)
de un dibujito animado japonés
en el que un muchachito comandaba
una nave interestelar
oscura, con una tripulación de chicas divinas

las mariposas (bolboretas) por las nubes
idénticas musicalmente, la música
de la mente y es la misma materia

una novia linda, jugando al gálaga, O haciendo
algo de varoncito en la máquina, levemente
apoyada sobre la pierna izquierda

la espalda derecha, la cola (un poco) levantada
desde la cintura, con una vincha
y un broche de carabela, las uñas
al final de los dedos blaquísimos, negras.







(1) Myths of near future, J. Ballard

No hay comentarios.: